fbnoscript
13 de diciembre de 2018

Los resultados de la prueba Enseñar en Santa Fe y la demagogia del gobierno

Por Andrés González
Presidente del Centro de Estudiantes del ISP Almirante Brown - UJS Santa Fe Capital

El diario El Litoral de la capital santafesina tituló el lunes pasado “Los futuros docentes santafesinos están entre los mejores del país”, (El Litoral, 10/12) haciendo referencia a los resultados del Operativo Enseñar 2017, recientemente publicados y que ubican a los estudiantes de profesorados de la provincia “más de 10 puntos por encima de la media nacional”. La nota destaca, además de los datos del operativo, declaraciones de la Ministra de Educación de la Provincia Claudia Balagué que es preciso revisar.

La prueba se hizo entre unos 450 futuros docentes, un número muy por debajo de la cantidad de estudiantes terciarios sobre los que debía ser aplicado el operativo. En institutos como el 24 de Villa Gobernador Gálvez, las cajas volvieron vacías porque estudiantes y docentes rechazaron responderla, rechazo que se replicó en toda la provincia, de allí la baja participación. La evaluación se rige por preguntas estandarizadas que hacen abstracción de las condiciones sociales donde se desarrolla el proceso educativo, en este caso uno de los resultados arroja  que los estudiantes de Santa Fe provienen mayormente de familias donde la madre terminó el secundario, un factor que viene a explicar en parte la mejor performance en la prueba.

Otro elemento, son los temas en los que se destacan los estudiantes. Uno es la lecto-compresión. El otro, las estrategias didácticas, a decir de la Ministra de Educación: ‘lo que habla de la creatividad de los futuros docentes’ para afrontar el proceso de aprendizaje, un aspecto en el que las autoridades suelen cargar las tintas con el objetivo de intentar suplir todas las carencias con las que llegan el educador y el educando al aula, con imaginación y sobre todo sacrificios sobrehumanos. El tema pedagógico es manipulado para descargar sobre el docente la responsabilidad de superar el derrumbe educativo con un esfuerzo exclusivamente individual. Si en esto los futuros docentes se destacan, no es gracias a Balagué ni al Frente Progresista, sometido a la nefasta ley de educación nacional.

Omisiones

La ministra dice que “Nos enorgullecen estos resultados porque esta formación docente es la que venimos consolidando con una política pública fuertemente concentrada en la educación superior, en este caso en los profesorados” (ídem). Desde los institutos de formación docente queremos saber en qué consiste la política fuertemente concentrada que defiende Balagué, porque no la vemos reflejada en nuestros trayectos de formación ni en las condiciones en que los afrontamos.

De muestra sirve un ejemplo: el déficit edilicio es el primero no resuelto por la política pública del gobierno provincial, que ubica a los IFD en edificios compartidos con escuelas secundarias, primarias (o ambas) que se caen a pedazos, y a la hora de proyectar edificios propios los propone con muchas menos aulas que las necesarias, desdoble de turnos y ubicaciones expulsivas, que llevan a la disposición de cupos restrictivos.

El discurso de Balagué continúa diciendo que “en estos 11 años de política pública progresista, la matrícula en educación superior creció más de un 60%”. Lo que no dice es que ese aumento de matrícula se traduce en hacinamiento, con comisiones de 60 estudiantes o más en los primeros años, en las aulas que compartimos con las escuelas, preparadas para 30 alumnos, dejando en evidencia el déficit edilicio antes mencionado.

A continuación, sostiene que “…renovamos los planes de estudio de todos los profesorados…”, pero no aclara que el Ministerio no presupuesta las horas que surgen de los nuevos planes (este año lo hizo recién después del receso invernal), lo que resulta en la falta de docentes para cubrir estas horas y en el impedimento del cursado regular. Aun cuando los docentes se han hecho cargo de esas horas, incluso antes de ser presupuestadas y para no dejar a sus alumnos sin clases, el gobierno se lavó las manos y no les pagó los meses adeudados previos al presupuesto.

Demagogia

Pero el discurso de hipocresía no termina ahí, y Balagué agrega: “A estos maestros excelentes ya los tenemos en nuestras escuelas y esta evaluación sobre los futuros docentes evidencia que están entre los mejores del país; es un verdadero orgullo para todos los santafesinos”. Viniendo de una funcionaria del gobierno de Miguel Lifschitz, quien en la última discusión paritaria docente tildó de caprichoso el reclamo de aumento salarial por representar "seis o siete kilos de pan", este falso reconocimiento a los docentes de la provincia se agota en el desprestigio y el recorte al que echa mano el gobierno provincial contra la educación pública.

La demagogia “progresista” encontró su fin cuando el gobernador quiso imponer por decreto un 16,6% de aumento salarial (en la línea del Pacto Fiscal), que terminó cerrando en un 18% en dos cuotas, gracias a la entrega de las burocracias celestes de Amsafe-Ctera que le dieron la espalda a la voluntad de lucha por romper el techo salarial de la docencia santafesina, reflejada en los grandes paros y movilizaciones de abril pasado.

La Formación Docente de Santa Fe sostiene su nivel no por las políticas públicas del gobierno de Lifschitz y Balagué, sino a pesar de ellas. Es el movimiento estudiantil y docente el que desarrolla los trayectos de formación en condiciones pésimas, y a pesar de eso se esfuerza por formarnos y formar docentes que obtienen las más altas calificaciones en estos Operativos. Debemos luchar por cambiar esas condiciones que van deliberadamente en contra de la educación pública.

Organizarse

A las mentiras del gobierno provincial y la ministra Balagué, que intentan ocultar el cuadro de ataque y recortes a la Educación Superior, debemos oponerle la organización y la lucha en defensa de nuestra formación y nuestros títulos. Por edificios propios que cubran nuestras necesidades para todos los terciarios, acondicionamiento edilicio de las instalaciones que ocupamos actualmente, ingreso irrestricto a todas las carreras, becas de material de estudio y boleto educativo gratuito. Para unir nuestra lucha a la de la docencia en defensa de la educación pública en todos sus niveles. Convocamos a todo el activismo de los IFD a organizarse con la UJS, con independencia política de los gobiernos y las autoridades que pactan el ajuste y el recorte en educación.

En esta línea, impulsamos el próximo lunes 17/12 a las 18 hs. en el ISP Nº 8 “Alte. Brown” de la capital provincial, un Plenario Abierto de Institutos Superiores, para avanzar en la construcción de una herramienta de lucha que nos encuentre el próximo año organizados contra la profundización de las políticas anti-educativas de los gobiernos.

En esta nota:

Compartir

Comentarios