fbnoscript
9 de marzo de 2019

La lucha en defensa de las escuelas nocturnas y todas las secundarias sigue

Alerta ante los nuevos ataques del gobierno porteño
Por Juan
Tribuna Docente - CABA

Tras la derrota de la resolución oficial de cierre de las escuelas nocturnas, como resultado de una gran lucha y movilización docente, el gobierno porteño intenta darse la política de llevar adelante ese mismo plan de vaciamiento por otros medios.

Para ello, intentará valerse de la aplicación de un decreto de tiempos de De la Rúa que posibilita la fusión de cursos con menos de 20 alumnos. Al mismo tiempo, intentará avanzar en un congelamiento de la planta docente (pidiendo la autorización previa de todos los cargos vacantes definitivos por jubilación o renuncia) y en un control de la matrícula y el presentismo en forma permanente (on line), a través de la plataforma Mi Escuela, todo en el marco de auditorías constantes y de verdaderos aprietes al personal.

El afán del gobierno por el cierre de escuelas contrasta con las enormes necesidades educativas que hay en la población. El 11,1% de la población mayor de 25 años de CABA (casi 230 mil habitantes) tiene secundario incompleto. De la población juvenil entre 15 y 24 años, 34 mil (un 9% de dicha franja etaria) no asisten a ningún establecimiento y no culminaron el secundario. Sólo la incorporación de este último segmento permitiría duplicar la matrícula total de la modalidad  Adultos.

En cambio, el gobierno apunta a la liquidación de los colegios nocturnos y a derivar a la población trabajadora a cursar a distancia bajo el Programa Adultos 2000 (una perspectiva que implica menor presupuesto educativo, disminución de los contenidos, ausencia de un espacio de contención y socialización, flexibilidad laboral, aumento de la “productividad” en la relación docente-cantidad de alumnos y mayor control regimentador sobre el docente en el proceso de enseñanza-aprendizaje).

Desde el recule del gobierno con la resolución de cierre de las nocturnas, la dirección celeste K de UTE se ha desentendido de marcar que la lucha de los nocturnos debe continuar por todo lo aquí señalado.  Ni qué hablar de la UDA (CGT) que es repudiada por su abierta prescindencia a lo largo de todo este conflicto. Los primeros evitan el plan de lucha con continuidad, los otros directamente firmaron el ajuste salarial y carnerearon las medidas. Ambos son tributarios del peronismo-kirchnerismo.

Por la defensa de todos los puestos de trabajo y una campaña real de matriculación con presupuesto educativo acorde, vamos por un plan de lucha con continuidad partiendo de este no inicio 6, 7 y 8 de marzo.

Asambleas por escuela y coordinación de todos los nocturnos en estado de alerta y movilización. Por una asamblea unificada de la docencia de CABA. Por la anulación del decreto 1990/97 que habilita la fusión de cursos con menos de 20 alumnos. No al cierre de cursos. Ningún cargo de planta menos. En defensa del salario y la educación pública. Fuera Acuña.

Compartir

Comentarios