fbnoscript
11 de septiembre de 2018

El Código de Cornejo, un doble ataque a las mujeres y la comunidad LGBT

El nuevo código que el oficialismo pretende aprobar este miércoles en la Cámara de Diputados establece la base de un estado policial y ataca fuertemente las libertades democráticas. Pero es de destacar que se ensaña particularmente con las mujeres y la comunidad LGBT.

El código habilita la penalización de actividades como la marcha del orgullo gay en un doble aspecto: por movilización callejera y por "escandalosa”. También habilita la discrecionalidad policial para determinar aquel que "Importunare en forma ofensiva el pudor o decoro personal", una formulación que bien podría usarse contra expresiones de afecto entre personas del mismo sexo.

Este código representa una garantía para las redes de trata al penalizar las "denuncias falsas" por desaparición de personas. Esto en la provincia donde aún el Estado no encuentra a Johana, Soledad y Gisela. 

Con esta iniciativa se retrocede en los avances logrados por el movimiento de mujeres y su lucha contra las redes de trata. Esto en definitiva beneficia a los secuestros de mujeres, ya sea por sus propias parejas en situaciones de violencia de género o para redes de trata. Esto porque al momento de una desaparición, las familias pensarán dos veces al realizar la denuncia, produciendo una demora importante que disminuye drásticamente las posibilidades de encontrar a las personas. Retrasar la denuncia o no hacerla por miedo a que les apliquen una multa impagable, favorece a las redes de trata y las bandas de secuestradores que se benefician de este tiempo para concretar el delito o sacar a la persona del país.

También implica una criminalización de las personas en situación de prostitución, esto porque establece la punición de la “incitación pública a prácticas sexuales”. Esta denominación es una máscara que le pretende dar el gobierno al flagelo constante que padecen aquellas/os que están en situación de prostitución, y soportan el acoso y la violencia constante por parte de la policía, que ahora se verá reforzada con una figura punitiva retrógrada con la cual solo bastarán con los dichos policiales para constatar la “incitación pública” y que puedan ser detenidas/os.

El ministro de Seguridad Gianni Venier, consultado sobre el tema, sostuvo, en un tono burlesco, que este código está hecho con 'perspectiva de género' porque ya no sólo se persigue a las mujeres prostitutas, sino también a los clientes. Esto ratifica la orientación amedrentadora de este código.

Por eso el Plenario de Trabajadoras, la agrupación LGBT 1969 y el PO en el FIT alertamos al movimiento de mujeres y al colectivo LGBT de esta situación e impulsamos la máxima movilización a Diputados para rechazar su aprobación.

LEER MAS: Mendoza: no al “mini Código Penal” de Cornejo

En esta nota:

Compartir

Comentarios