fbnoscript
11 de abril de 2019

En San Miguel, un menor terminó en el hospital tras ser golpeado por siete policías

El “crimen” del joven fue filmarlos mientras se negaban a intervenir en un conflicto vecinal.
Por Corresponsal

El pasado sábado 6 de abril, en la calle Brumana entre Santa Cruz y Río tercero (Barrio Obligado, San Miguel) se sucedió una discusión entre vecinos en la que un joven terminó herido. 

Según cuentan los testigos, un adolescente menor de edad comenzó a grabar a miembros de la policía municipal allí presentes, que presenciaban los hechos de violencia sin intervenir. Los policiales comenzaron a hostigar al menor para que deje de filmar y para que borrara el registro (violando el derecho, reconocido por la Constitución y los tratados de Derechos Humanos, a registrar la actuación policial, que constituye un acto público de gobierno). 

Al recibir una negativa por parte del joven, siete efectivos comenzaron a propinarle una brutal golpiza, incluidos culatazos en la cabeza, que terminó con la internación del menor en el Hospital de Hurlingham. 

Este accionar no es más que una muestra clara de la impunidad con que se maneja la policía del distrito, utilizada por el intendente Jaime Méndez para reprimir a los vecinos y vecinas que organizan corsos y fiestas barriales, a los artistas callejeros y a los centros culturales independientes y autogestivos. 

Los abusos policiales se multiplican al calor del reforzamiento represivo del gobierno nacional, los provinciales y distritales -como muestran los casos de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel, la doctrina Chocobar, las pistolas Taser, la tentativa de bajar la edad de imputabilidad y el ataque a los extranjeros y la represión a las movilizaciones obreras y populares- para hacer pasar el ajuste del FMI.

Basta de hostigamiento, represión y persecución a los jóvenes, las mujeres, los trabajadores y todos los luchadores. Responsabilizamos por la represión al joven a la Polícia Municipal y al intendente de San Miguel Jaime Méndez.

Compartir

Comentarios