fbnoscript
15 de octubre de 2009 | #1104

APARECIO

"El peronismo armado"

Alejandro Guerrero - Grupo editorial Norma, 700 páginas

“El peronismo armado” desarrolla, entre otras, la siguiente tesis: las organizaciones armadas del partido de Perón, desde Uturuncos y el foco de Taco Ralo, en Tucumán, hasta la organización Montoneros, antes que resultado del intenso proceso de luchas populares de la época fueron producto de la crisis peronista, de la contradicción entre la movilización de las masas que adherían al peronismo y las conducciones partidarias y sindicales del movimiento nacionalista.

Guerrero muestra cómo el general Perón empleó a fondo la herramienta guerrillera en un partido que nunca se organizó para la insurrección. Para el presidente exiliado, la lucha armada no tenía ni podía tener el propósito de vencer militarmente, sino el de negociar el lugar del peronismo en la política burguesa. Las guerrillas peronistas, y Montoneros en particular, quedarían entrampadas en ese dilema.

Luego, cuando el lugar del peronismo se hubo recuperado, los “jóvenes maravillosos de nuestras heroicas formaciones especiales” pasarían a ser “infiltrados, mercenarios al servicio del dinero extranjero”. Sobrevendría entonces la pugna por asignar a esas organizaciones un lugar distinto y, luego, la inevitable masacre.

El libro sitúa el fenómeno guerrillero en el contexto histórico del significado del peronismo en la política argentina, y señala cómo, a partir de concesiones democráticas históricas, el nacionalismo incorpora al movimiento obrero al Estado de la burguesía.

Montoneros, que por intermedio de sus organizaciones de base (JUP, JTP y otras) había alcanzado una influencia de masas, haría frente a una enorme y doble crisis: por un lado, constituyó la fractura más importante en la historia del peronismo; por otro, le resultaría insoluble su contradicción con la conducción peronista y, sobre todo, con el propio Perón.
El destino último de Montoneros y del peronismo todo viene a ratificar la conclusión a la que arribó en el final de su vida, aunque de modo incompleto, un pensador y militante peronista como John William Cooke: “No es posible el nacionalismo burgués”.

EN AYACUCHO 448 Y EN TODAS LAS LIBRERIAS

En esta nota:

Más en Libros:

Compartir

Comentarios