fbnoscript
20 de diciembre de 2017

Caso Selene Aguirre: un alegato que busca aleccionar a las mujeres madres

Por Gabriela
Misiones

La fiscal Estela Salguero pidió cadena perpetua para Victoria Aguirre y su ex pareja Rolando Lovera, acusados de matar a Selene, niña de 2 años con retraso madurativo e hija de la primera. Los alegatos finales de ambas defensas se presentarán este jueves 21.

Por las enormes irregularidades y el sesgo misógino de la investigación judicial, el caso se ha transformado en un emblema de lucha del movimiento de mujeres. Una Mesa por la Libertad de Victoria acompañó a la acusada en cada instancia del proceso pidiendo su liberación.

Selene fue asesinada por Lovera, pero la justicia misionera llevó a los dos al banquillo de los acusados y desestimó la condición de víctima de Victoria, sometida a una relación violenta bajo la amenaza de Lovera de que mataría a su pequeña Selene –lo que finalmente sucedió.

Prejuicios

El alegato de la fiscal no sólo no puede justificar que Victoria haya permanecido en prisión preventiva durante más de dos años sin condena firme, sino que se aferró a prejuicios de lo más infundados con el propósito de probar que era una ‘mala madre’y de fundamentar también un supuesto plan premeditado para asesinar a la niña, puesto que esta sería“un estorbo para la pareja”.

La construcción arbitraria de la fiscal contra Victoria, que viola la presunción de inocencia, deja al descubierto la orientación social de la Justicia, que como poder del Estado actúa de modo ejemplificador sobre las mujeres pobres para reforzar criterios oscurantistas sobre el rol de la mujer.

A lo largo de las jornadas quedó manifiesta (por más que la prensa local reniegue de ello), sin embargo, la verdadera historia de Victoria como madre, los cuidados extremos que tenía que tener hacia Selene, la medicación anti convulsionante que debía darle rigurosamente cada tres horas. El pediatra de cabecera de la nena justamente declara que nunca constató lesiones en Selene.

Por otro lado, cayeron definitivamente los testimonios de una “curandera” y su hijo -los cuales supuestamente eran prueba contundente de lo golpeada y maltratada que era Selene-, que hasta la fiscal tuvo que reconocer en un momento que rozaban el falso testimonio: se contradecían y quedó demostrado que el joven no sabía leer ni escribir por lo que casi no reconoce la firma de su testimonio, dado en etapa de instrucción. A pesar de que le leyeron su declaración, la señora no pudo sostener su versión de los hechos.

Por su parte, una ex pareja de Lovera con la que tuvo hijos que dio su testimonio alegó que a ella nunca la violentó, pero ante la lectura de su propia declaración en el expediente donde consta que denunció a Lovera por violencia de género en varias oportunidades, solo atinó a decir que no se acordaba.

Femicidio vinculado

En la última jornada de juicio, declara el técnico que peritó las cámaras de la arenera (donde Selene fue asesinada) y el forense que realizó la autopsia del cuerpo de Selene. Los videos de la cámara de seguridad no dejan dudas de que Lovera ingresa a un sector de la arenera donde no hay cámaras, con Selene, y permanece ahí cerca de 20 minutos. Las cámaras dejan ver como es él quien la pasea por el lugar en brazos, aparece y desparece, la secuencia coincide con el relato de Victoria.

Esto,sumado a lo que aporta el forense sobre la autopsia del cuerpo -golpes de una semana aproximadamente, golpes en el cuello producto de presión con una mano, golpe certero y contundente que le quiebra el cráneo- deja entrever lo que señalamos las organizaciones de mujeres: un caso más de femicidio vinculado.

Selene murió en manos de Lovera y su madre paga la condena por haber sobrevivido al miedo y el maltrato.

Victoria es inocente y exigimos justicia para ella y Selene. Basta de condenas infundadas contra mujeres pobres y trabajadoras.

En esta nota:

Compartir

Comentarios