fbnoscript
1 de marzo de 2018

Aborto clandestino vs aborto legal: hipocresía a lo misionero

En recientes declaraciones públicas, el actual diputado nacional por Cambiemos, cabeza de la UCR en Misiones y ex funcionario en la localidad de Montecarlo en plena dictadura, Luis Pastori, manifestó que “una interrupción voluntaria hasta las 14 semanas, como lo que va a prever el proyecto que se presentará en los próximos días, no me parece que sea bueno. Yo estoy en contra de esa idea”. Sin que sea ninguna sorpresa, Pastori se declara de este modo a favor del aborto clandestino y de la judicialización de las mujeres pobres que abortan.

Las declaraciones de Pastori desenmascaran a toda una clase política, enemiga de los derechos de las mujeres, que ha decidido, históricamente, privilegiar sus lazos con el clero católico como herramienta política para el sometimiento de la mujer.

El legislador nacional también expresó su conformidad con la legislación vigente, refiriéndose a las excepciones contempladas en el Código Penal, manifestando que “ya lo tiene suficientemente previsto cuando peligra la vida de la mujer, cuando corre riesgo su salud o cuando se haya producido una violación”. 

Misiones lidera los rankings de tasa de violaciones y, en materia de embarazo precoz, se encuentra 10 puntos porcentuales por encima de la media nacional, según el informe de Unicef del año 2017. Recientemente, el gobierno provincial lanzó un "Plan Nacional de Prevención y Reducción del Embarazo No Intencional en la Adolescencia" que, sin embargo, no dice una palabra sobre el derecho de las niñas y adolescentes al aborto no punible. El actual ministro de Desarrollo Social, Lisando Benmaor, en declaraciones a la prensa compara el 15% de embarazos adolescentes de nuestro país con el 2% de España. Alguien le hubiera avisado que en el país europeo el aborto es legal. 

Nuestra provincia es una de las pocas que reglamentó, en 2013, un protocolo de acuerdo al fallo FAL –incluida la figura de “objetor de conciencia”, que vía libre al lobby oscurantista para que de hecho no se aplique. Si bien no hay estadísticas públicas y oficiales sobre cuántas mujeres y/o niñas accedieron a un aborto no punible en la provincia, datos recabados por la  ONG “Asociación por los derechos civiles” afirma que, en el año 2014, se produjeron 2.818 egresos hospitalarios por causal de aborto y se contabilizaron sólo cinco casos de interrupción legal del embarazo.

La hipocresía de la Renovación y sus opositores no tiene tope: hablan de prevención y de erradicación cuando son ellos mismos los responsables del desmantelamiento de la salud pública, de la precarización laboral, de la degradación y privatización de la educación. 

Son los primeros en seguir garantizando la violencia sobre la vida de las misioneras. El próximo paro del 8 de marzo es también un paro contra el gobierno nacional y los gobernadores, contra la violencia capitalista que nos somete, contra el ajuste que pretenden imponernos  y que nos afecta en mayor medida a las mujeres en nuestra condición de doblemente oprimidas, por ser mujeres y trabajadoras.

Que el día internacional de la mujer trabajadora encuentre a toda la clase obrera luchando por el aborto legal, contra la opresión y la violencia, contra el ajuste de Macri, los gobernadores y la burocracia sindical.

Compartir

Comentarios