fbnoscript
18 de abril de 2018

Perpetua para el femicida de Nahir Mamani, impunidad para el Estado

El gobierno de Morales quedó afuera del banquillo de los acusados, pese a que le negó a la joven la ayuda que solicitó luego de golpizas.
Por Gaby
del Plenario de Trabajadoras-Partido Obrero (Jujuy)

Días atrás concluyó el juicio oral y público por el femicidio de la joven jujeña Nahir Mamani, asesinada en febrero de 2017 delante de su bebé, por su pareja Iván Agüero.

Agüero fue condenado a prisión perpetua, como habían solicitado tanto por el Ministerio Público de la Acusación como la querella, fundándose en el vínculo existente entre los jóvenes y, sobre todo, en que dicha relación se daba en un marco de violencia de género, con sometimientos y maltratos constantes. A lo largo de todo el debate esta posición estuvo acompañada por los testimonios de la propia madre del femicida y de los familiares de Nahir, quienes relataron todas las situaciones violentas que precedieron el femicidio.

Pese a su evidente responsabilidad, el Estado quedó afuera de la causa. Meses antes de este, en septiembre de 2016, Nahir se había dirigido junto a su padre a solicitar asesoramiento y contención a la Secretaría de Paridad de Género del gobierno provincial, luego de una terrible golpiza por parte de Agüero; incluso estando llena de heridas y moretones, allí se negaron a atenderla inmediatamente y proporcionarle ayuda y contención, dándole como respuesta que podían darle un turno de atención recién 6 meses después. El gobierno de Morales y la Secretaría de Paridad de Género son responsables de la muerte de Nahir pero no fueron juzgados junto a su femicida.

Si bien este juicio se realizó en tiempos “ejemplares” (un poco más de un año del hecho), forma parte de una medida cosmética para mostrar a la población y al movimiento de mujeres que desde el Estado se interesan por hacer justicia.

Este gobierno jujeño continúa en la línea de un  total desprecio por la vida de las mujeres y esta problemática sólo puede agravarse de la mano de la profundización de las condiciones en las que nos someten (ajuste, despidos, paritarias a la baja, hacinamiento, etc). La creación de organismos como los de Paridad  de Género, sólo agrega nuevos engranajes más de la violencia estatal contra las mujeres; los juzgados de género, si no están bajo responsabilidad de las mujeres a través de la elección y revocatoria de los jueces y fiscales, seguirán el mismo camino.

En este marco entendemos que es justo que el responsable sea condenado y acompañamos este pedido. Pero la realidad es que Nahir murió, y esta condena no la devolverá. Si bien esta es una conquista del movimiento de mujeres, producto de la presión que ejerció con la movilización, sabemos que lo verdaderamente justo es que estas cosas no pasen y que dejen de matar mujeres por su condición de género. El problema de fondo es que las mujeres siguen muriendo, que esa cifra año a año crece y que la política que aplica el gobierno de Morales no tiene como objetivo combatirla. Para eso tenemos que abordar la tarea pendiente de colocar al gobierno de Morales y al propio Estado en el banquillo de los acusados.

En esta nota:

Compartir

Comentarios