fbnoscript
26 de noviembre de 2015 | #1391

La respuesta de sus trabajadores municipales

Los trabajadores municipales de Centenario y Plottier se encuentran protagonizando importantísimas luchas, en defensa de sus salarios, y contra la precarización y el ajuste. Por otro lado, trabajadores municipales de Chañar, Junín, San Martín de los Andes y Piedra del Aguila, se encuentran en estado de asamblea permanente ante el incumplimiento de los aumentos salariales.
 
El eslabón débil
 
Los municipios se han revelado como el eslabón más débil de la crisis fiscal. El quebranto del Estado provincial, dado por la caída de ingresos por regalías, por las exenciones impositivas a la patria contratista y por el enorme endeudamiento con el capital financiero, repercute en los Estados municipales. A mitad de año, varios municipios solicitaron auxilio financiero para hacer frente a los aguinaldos. 
 
El gobierno de Sapag y los jefes comunales aducen que el centro de la crisis se debe a la enorme sobrepoblación de empleados. Pero en las plantas municipales, el 50% de los trabajadores se encuentra precarizado y los salarios básicos rondan los 5 mil. La versión oficial pretende ocultar lo fundamental, los municipios resignan el cobro de impuestos o cánones a las grandes fortunas. De ahí la descapitalización de sus arcas. 
 
En consecuencia, el aporte mensual que realiza el gobierno provincial a los municipios está sometido a una cláusula de sustentabilidad propia. Esa exigencia no es otra cosa que la aplicación de impuestazos, tarifazos y privatizaciones de los servicios municipales. 
 
Plottier
 
Aquí, los concejales del PJ, la UCR y el MPN votaron una ordenanza que le otorga todo el poder al intendente reelecto Andrés Peressini, y que establece un aumento del 40% de las tasas municipales, la privatización de la terminal de ómnibus y de los servicios de cloaca, barrido y limpieza. El ajustazo fue precedido por el pago en cuotas de los salarios municipales a lo largo de todo el año.
 
Los municipales de Plottier se encuentran desarrollando una extraordinaria lucha. En primer lugar, por la defensa de sus propios salarios, pero además liderando la campaña por voltear la ordenanza ajustadora. En el plazo de una semana han juntado más de 6 mil firmas para derogar la ordenanza, lo que ha motivado a que sea tomada por los vecinos. 
 
El desarrollo de un frente único entre los sindicatos combativos y la izquierda es la clave para desarrollar el gran movimiento popular capaz de voltear el ajuste. 
 
Centenario
 
Por su lado, los municipales de Centenario llevan un mes de lucha por el pase a planta y las recategorizaciones. Se encuentran de paro y ocupando el corralón municipal. Han resistido un intento de desalojo de parte de la policía provincial y diversas amenazas y provocaciones. El intendente Bertoldi incumple un acta compromiso que él mismo y su sucesor Cimolai firmaron. Lo que se ha puesto en juego en la huelga de los municipales de Centenario, es, por sobre todo, un problema político. El FpV local evitará por todos los medios asumir su nueva gestión desautorizado por una victoria de los trabajadores municipales. 
 
La clave para el triunfo de esta huelga reside en que preserve siempre su independencia política con respecto a todos los partidos patronales, incluida el ala del MPN de Pereyra. Como lo demuestra sistemáticamente en el gremio petrolero, Pereyra es enemigo de las expresiones combativas del movimiento obrero. 
 
El Partido Obrero hará todos los esfuerzos para colaborar en conquistar el apoyo del pueblo.

Más en Provinciales:

Compartir

Comentarios