fbnoscript
19 de abril de 2016

SALTA

Siete muertes por dengue en Orán

El responsable no es el mosquito

La actual crisis por epidemia de dengue en el país ya ha superado a la de 2009. En la provincia de Salta se han producido este año siete muertes, todas en el departamento de Orán. El ministro de Salud, Villa Nougués, que desde el comienzo estuvo minimizando el alcance del brote, reconoce ahora que hay más de 1000 casos confirmados, lo que supone una cantidad de infectados muy superior. Todo indica además que aun esta estadística esta subcalculada.

Esta crisis obligó al gobernador Urtubey a reunir el gabinete en la propia ciudad de Orán el pasado sábado 16 de abril. Un descacharrado general para el jueves 21 y la confirmación de la fumigación aérea para el domingo 17, fueron los únicos anuncios. Urtubey recorrió el hospital de Orán, donde fue increpado por la población, y luego no asistió a la audiencia en la Casa de la Cultura, donde se concentró una concurrencia importante de vecinos, que se retiraron cuando el intendente local y el de Tartagal siguieron con la línea de que la responsabilidad es de la población.

El director de epidemiología de la provincia fue separado de su cargo (un fusible). Recién el miércoles 20 se anunciará quien será el reemplazante.

El hospital de Orán se encuentra desmantelado y completamente saturado de pacientes. No hay reactivos para poder hacer el diagnóstico, ni los necesarios para los análisis que requiere el tratamiento de la enfermedad. Falta personal, y una parte de él se encuentra enfermo como consecuencia de la epidemia. El mosquito está presente en más de la mitad de los hogares y progresa sobre todo por la falta de acceso a las cloacas y al agua potable en una ciudad en donde más de la mitad de los barrios tienen su origen en asentamientos precarios.

Los trabajadores dependientes del municipio que se encargan de las tareas de prevención están trabajando desde hace años en condiciones de extrema precarización laboral.

Por su parte, el gobierno nacional, ha disuelto el programa de enfermedades transmitidas por vectores y le tira la pelota a las provincias. Los trabajadores de este programa, también precarizados desde el gobierno anterior, están en un limbo.

Desde las distintas bancadas del Partido Obrero se viene reclamando desde hace más de dos meses la comparecencia de los funcionarios para que expliquen qué medidas van a tomar frente a la crisis. El próximo jueves 21, el Ministro de Salud debe ir al Senado, y ya fue a Orán también por iniciativa del bloque del PO. Por nuestra iniciativa comenzó a desarrollarse una movilización popular que cuestiona severamente la falta de recursos, la improvisación, incluso la ausencia de un protocolo único para enfrentar la epidemia. En este marco, se conquistó la aprobación de la convocatoria a una audiencia pública vinculante para que la población elija un nuevo comité de crisis frente al fracaso del que creó el gobierno y discuta e imponga un programa para enfrentar la crisis, a partir de un proyecto de nuestra concejal Nely Díaz, quien desde principio de año se ha puesto a la cabeza de los reclamos. Se presentarán además proyectos de ordenanzas en todos los concejos donde tenemos una presencia, vamos con el reclamo al Congreso, y en Diputados presentaremos un dictamen propio frente al proyecto de declaración de emergencia presentado por el oficialismo.

Es claro que el problema no es responsabilidad de la población sino del Estado. Por eso nuestras iniciativas plantean la necesidad de la realización de obras de cloacas y redes de agua potable, el sellado de letrinas de donde proviene mayoritariamente el mosquito, el mantenimiento de canales, el pase a planta de todos los trabajadores de los distintos organismos encargados del tema, y el abastecimiento de los hospitales tanto de los insumos necesarios como de personal. Es decir de un plan único que enfrente la emergencia y se sostenga al menos por los próximos 5 años hasta la erradicación definitiva del vector.

Más en Provinciales:

Compartir

Comentarios