fbnoscript
27 de junio de 2018

Morales y Omega extorsionan una vez más a los obreros de La Esperanza

En la tarde de hoy, los obreros del Ingenio La Esperanza serán sometidos a una nueva y aún más terrible extorsión por parte del gobernador Morales y la Empresa Omega Energy: deberán decidir en asamblea si los 600 trabajadores que siguen en servicio aceptan ser despedidos por el Estado provincial, a cambio de una indemnización de sólo el 50% de lo que corresponde por ley y bajo la incierta promesa de ser tomados nuevamente por Omega Energy -sin el reconocimiento de la antigüedad, categoría, convenio ni organización sindical previa.

Si los obreros llegasen a rechazar esta inaceptable “propuesta”, el gobierno amenaza nuevamente con el “remate” del ingenio a fin de año. El rechazo de ambas “alternativas” por parte de la asamblea obrera sería un justo acto de defensa propia. 

Pero las extorsiones de Morales sobre estos obreros no son la expresión de un gobierno fuerte, sino más bien de un gobierno postrado ante el grupo Omega. Este fue beneficiado con el armado de una licitación trucha, pero hasta ahora no pagó un peso de lo que debía para licitar; y ahora pide que se le ceda el patrimonio del Ingenio para colocarlo como garantía de un préstamo para pagar su compra. Peor aún es que en nombre de las exigencias de esta patronal colombiana, Morales despidió 338 obreros a fin de año. Cada concesión del gobierno ha terminado con una exigencia mayor por parte del grupo colombiano.

¿Hasta dónde piensa llegar Morales en las concesiones a este grupo capitalista? ¿De dónde piensa sacar la plata para cumplir con las miserables indemnizaciones que promete si a cada momento afirma que el Estado Jujeño está quebrado? ¿Se apresta a hacerles un “pagadios” a los obreros de La Esperanza? 

A pesar del rastrerismo de Morales hacia Omega Energy, tampoco está asegurado que la empresa se haga cargo del Ingenio y vuelva a ponerlo en marcha. Pero en cualquier caso, lo que queda claro es que el parasitismo de esta patronal es incompatible con la defensa de los puestos de trabajo y la producción de La Esperanza. Es necesario un balance profundo sobre el fracaso de esta política de Morales, que solo se impuso a fuerza de represión, encarcelamiento, judicialización de los activistas y dirigentes obreros, y extorsiones constantes sobre el cierre del Ingenio.


Desde el Partido Obrero denunciamos esta última e inaceptable extorsión del gobierno de Morales y el grupo Omega y llamamos a impulsar la solidaridad de todo el pueblo trabajador con los obreros de La Esperanza, para que estos realmente puedan decidir soberanamente en su asamblea el rechazo de todas estas extorsiones, exigir que la Provincia garantice el inicio de la zafra, el respeto de sus actuales condiciones de trabajo, salarios, convenio y organización sindical; y la reincorporación de los 338 despedidos para garantizar el correcto funcionamiento del Ingenio.

Te puede interesar: Obreros del ingenio San Isidro marcharon por la expropiación
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios