fbnoscript
14 de marzo de 2019 | #1540

Chaco: tres semanas de rebelión docente

La rebelión de los docentes del Chaco entra en su tercera semana. Arrancó con movilizaciones autoconvocadas y asambleas en los pueblos y localidades. Con este impulso, el miércoles 6 se llevó adelante una enorme movilización en Resistencia, en el primer día de paro e inicio del ciclo lectivo en las primarias. El paro se extiende, por ahora, hasta el viernes 15, con la posibilidad de que se voten cinco días más. El lunes, de noche y a pesar del clima, una enorme columna de más de cinco cuadras de docentes llegó a las oficinas de Diario Norte para mostrar la realidad de la docencia. Es que el diario venía haciéndose eco de las posiciones del gobierno. El miércoles 13, una nueva movilización masiva está copando el centro de Resistencia.

La adhesión al paro es alta, a pesar de la enorme presión de algunos directivos y de la amenaza de descuento de los días de huelga. El gobierno juega fuerte contra el paro, en todos los niveles. El ministro de Hacienda anunció descuentos que llegarían a 3.500 pesos. Se viralizan audios de presiones de directores regionales y directivos de escuela, para que los trabajadores no adhirieran a las marchas.
El gobierno anunció que estiraría la oferta inicial del 22 al 30%; sin embargo, solamente agregó una cuota de 5% en diciembre. El resultado, 27% (acumulativo) se terminará de cobrar en enero del año que viene y ya quedó corto respecto de la disparada inflacionaria de 2019, que superará el 40% con seguridad. De recuperar el 50% perdido entre 2017 y 2018, ni hablar. La situación salarial desesperante y los cierres de cursos son el gran impulso a las medidas. Con variantes, está instalado en la base el 50% de aumento.

Las movilizaciones alteraron el cuadro político de la provincia. Desde hace diez días, el gobernador no puede realizar ninguna actividad pública sin ser escrachado por grupos de docentes, en Resistencia o el interior. En el aniversario de Sáenz Peña, un grupo numeroso se movilizó para plantear el reclamo al gobernador. En Colonia Benítez, la movilización llegó a una actividad oficial para plantear el reclamo.
El repudio a la ministra de Educación también se extiende. Ella sostuvo que “nunca hizo paro ni pidió licencia” en su carrera docente, provocando una catarata de memes comparándola con Sarmiento. La ministra amenaza no sólo con descuentos, sino proseguir con los cierres de cursos que comenzó el año pasado, con el argumento de la matrícula, de parte de un gobierno que tiene las escuelas derruidas, sin comedores escolares en condiciones (las secundarias no tienen), sin gabinetes psicopedagógicos y en una provincia con 5% de analfabetismo. La lucha docente levanta todos estos reclamos por la educación pública.

Mientras la escuela pública sufre este ataque, el gobierno fue a fondo en armar Escuelas de Gestión Social, por fuera del estatuto, sin derechos laborales y en manos de organizaciones sociales amigas del gobierno. También fue aumentando el subsidio a las privadas, aunque ahora, en el marco del ajuste, amenazan con el retiro de subvenciones que podría causar el cierre de escuelas y el despido masivo de docentes.

A la huelga docente se suma ahora una crisis en la paritaria estatal, en la cual el gobierno ofreció el 25% frente al reclamo de la UPCP del 50%. La convergencia de docentes y estatales le daría una enorme fuerza al reclamo, pero por ahora la burocracia de UPCP no levanta esta perspectiva.

Llevamos el debate a la Cámara

Aurelio Díaz llevó el reclamo a la Cámara, mediante un proyecto en solidaridad. El PJ se negó a votarlo y contrapropuso un apoyo a la huelga de Ctera, contra Macri, por la eliminación de la paritaria nacional. ¡Pero Macri eliminó la paritaria nacional en conjunto con los gobernadores! El radicalismo, demagógicamente, votó en favor de que se trate nuestro proyecto, cuando el gobierno nacional es el responsable de la inflación imparable que devora los salarios. Entre los docentes prima el rechazo al gobierno provincial, al que ven (con razón) como el responsable directo de la situación. A pesar de los choques entre el gobernador Domingo Peppo y el intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, este último no se pronuncia por el apoyo a la huelga y sus diputados afines votaron en contra del proyecto presentado por el Partido Obrero apoyando a los docentes.

Vamos por la victoria

La huelga docente tiene un desafío muy grande: quebrar la política del gobierno. Los sindicatos del Frente Gremial convocaron ocho días de paro, con movilizaciones. Ahora, se debe dar continuidad al plan de lucha. Una camada de docentes nuevos, muy activos, han ganado la calle dándole impulso a las medidas. Tribuna Docente plantea a todos los sindicatos docentes que un requisito para fortalecer la huelga es la realización de asambleas generales en todas las localidades y un congreso provincial de delegados, preparando y organizando la huelga general. Hay que canalizar la intervención de cientos de compañeros que pueden organizar sus escuelas para salir a la calle.

ediante el debate colectivo, los docentes ganamos fuerza y vamos viendo cómo encarar, juntos, los desafíos que se presenten. La falta de convocatoria a asambleas generales, especialmente en Resistencia, coloca la movilización de la base del gremio como un factor espontáneo, cuando la tarea es organizar la continuidad, por la huelga general hasta el triunfo.

También planteamos a Ctera un plan de lucha nacional docente, para fortalecer y llevar a la victoria todas las huelgas docentes provinciales en curso.

En esta nota:

Compartir

Comentarios