fbnoscript
17 de marzo de 2019

Parazo docente en Salta arranca el 38 % a Urtubey

Por Corresponsal

Luego de 8 días de huelga, con un altísimo acatamiento, que comenzó con el paro de Ctera del 6, de7 y 8 marzo; la docencia salteña le arrancó a Urtubey un aumento del 38 % en 7 cuotas, una ayuda extraordinaria de $5000 (bono) por única vez pagadero a fines de marzo,  una cláusula de redeterminacion trimestral hasta enero del 2020, acorde a los aumentos inflacionarios y el pago de los días caídos.

La huelga llegó a paralizar el 90 % de las escuelas de la provincia, con movilizaciones, cortes de ruta en diversos puntos y un acampe en la plaza principal de la capital.

Para el gobierno de Urtubey, esta lucha golpea la política que venía sosteniendo, con la colaboración de todos los sindicatos estatales, de equilibrar las cuentas de la provincia sobre la base de una quita anual, de alrededor de entre 10 y 20 puntos, aceptada en paritarias desde hace 10 años.

Este año, esta política entró en crisis cuando el gobierno firmó con los sindicatos estatales un miserable 23 % en 6 cuotas. La creciente pauperización del docente y el estallido por denuncias de corruptela del principal dique de contención que representaba ADP, gremio que afilia a 15.000 de 33.000 docentes en actividad;  encendió la bronca.  Ni siquiera ATE, llamado por el gobierno para salvar la crisis logró encuadrar a la docencia, que terminó autoconvocándose en asambleas departamentales. 

Con la recuperación del método de la autoconvocatoria, fundado por la docencia salteña en el 2005, se puso en pie un movimiento que logró desarrollar un plan de lucha que atravesó todo el territorio provincial.

Tribuna Docente se dio a la tarea desde principios de febrero, de organizar el no inicio, convocando asambleas en Capital, Orán y San Martin. El paro del 6, 7 convocado por Ctera y todos los gremios rápidamente le dio un carácter de masividad a la lucha, que se fue incrementando con una importante participación docente en cada asamblea departamental. En ellas, Tribuna Docente llevó la propuesta de recuperar la pérdida del poder adquisitivo del 2018  y conquistar un aumento para 2019 que se incrementara automáticamente con la inflación. Además, la elección de delegados paritarios, responsables ante las asambleas, con la convicción de construir una dirección combativa, independiente del estado, ante la enorme oportunidad que tenía este movimiento, de superar definitivamente a la burocracia de todos los sindicatos docentes.

El gobierno, para salvar a la burocracia, rechazó desde el principio firmar un acuerdo salarial con los autoconvocados. Esta maniobra fue derrotada rápidamente porque el parazo continuó, desautorizando así a los sindicatos que firmaron el miércoles 13, un aumento del 35 % en 6 cuotas, llamando a levantar el paro con la amenaza de los descuentos.  El repudio se generalizó y la burocracia tuvo  que disfrazarse de autoconvocados en varias asambleas departamentales, porque el gobierno se vio obligado ahora, a negociar con los delegados de las asambleas.

La derrota del gobierno de Urtubey con una conquista de 15 puntos por encima de la oferta inicial, la ruptura con los aparatos burocráticos, el pago de los días de huelga,  muestra una docencia que sale fortalecida para nuevas luchas. Queda pendiente la construcción de una dirección independiente que unifique a toda la provincia y supere las maniobras  de los partidos del régimen que asustados por este torrente de lucha, trataron de aislar a Tribuna Docente con posiciones macartistas.

Nos proponemos la organización de esa gran reserva combativa que puso el cuerpo para lograr esta conquista, con el objetivo de recuperar la Junta de Calificaciones y expulsar a las mafias burocráticas de nuestros sindicatos como ADP y AMET. Esas son las próximas batallas. Y en lo inmediato, la lucha para impedir el cierre de las escuelas rurales y por la titularización de los docentes de todos los niveles y modalidades.

Compartir

Comentarios