fbnoscript
18 de marzo de 2019

Docentes de Córdoba: la burocracia y Schiaretti pactan un acuerdo de hambre

Por Corresponsal
Tribuna Docente Córdoba

La conducción de UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba) selló con el gobierno la miseria salarial para los docentes, con el único objetivo de garantizar la gobernabilidad de Juan Schiaretti frente a las elecciones provinciales que se realizarán el 12 de mayo. La “nueva” propuesta, que apareció luego del paro de 72 hs., es casi un calco de la anterior, sólo que aumenta las cifras en negro para los cargos y las horas cátedras y la cláusula gatillo se posterga hasta agosto, cuando antes era hasta junio. En concreto tenemos un aumento de tan solo el 5% para febrero, actualización por inflación pero solo desde marzo hasta agosto, y una suma fija en negro que va de $1.000 a $1.500 hasta diciembre. Con un acuerdo similar en 2018, perdimos 11% ante la inflación. 

El rechazo volvió a plasmarse en el departamento Colón y en Capital con contundencia, con manifestaciones zonales de escuelas, “semaforeadas” y  “carteleadas” en las puertas de colegios y con la imposición efectiva del paro del 8 por parte de las compañeras a una conducción fuertemente clerical. En el interior también se plasmó el rechazo, ya que 18 departamentos trajeron críticas a la asamblea departamental y condicionamientos a la propuesta, es decir que no la aceptaron así como finalmente la burocracia la impuso. Sólo en seis departamentos minoritarios donde las asambleas escolares no existen, se aprobó el acuerdo tal cual fue presentado por el gobierno. La asamblea departamental, organismo regimentado por la burocracia, aprobó la propuesta sabiendo que sólo patea la pelota hasta agosto, fecha clave donde se  dirimirán dos cuestiones centrales: la reapertura salarial con el fin de la cláusula gatillo y las elecciones del sindicato.

La conducción sabe que llega debilitada a esta etapa, y que lxs docentes le asestaron un golpe duro con el rechazo. Por ello, apeló a todas y cada una de las maniobras más pérfidas y patronales, como reivindicar los descuentos por paro, atacar a los desafilados a través del pedido de retención de parte de su salario en los meses que se cobre el aumento como manera de colaborar con el sindicato que fue quien lo logró  (sic), promover el desdén y la desorganización para intentar que el paro no sea masivo, y por supuesto,  el mentado caballito de batalla de que, a pesar de ser poco y en negro, se trata de dinero en el bolsillo en momentos en que otros pierden su trabajo. Días y horas  mellando a la docencia con estos argumentos contrarios a los mandatos y al espíritu de lucha de las escuelas.

No se cerró nada: para adelante, con desafíos claros

Con la claridad y la contundencia del mandato  de las escuelas, que exigieron un 35% más cláusula gatillo sin topes ni condicionamientos, se hace imperioso concretar la recuperación de UEPC a través de un frente único. No es una novedad: ya lo expresaron varias escuelas y delegadxs y  el activismo; se votó en la comisión de educación del Plenario del Sindicalismo Combativo, integrada por la mayoría de las agrupaciones de oposición en UEPC y es una demanda concreta y clara de la docencia que sabe que con la unidad de la oposición,  se puede echar a la Celeste de varios departamentos e inclusive está planteado recuperar la Junta Central. El mayor desafío es superar la negativa y el divisionismo de la Lista Naranja, cabeza de la Pluricolor, quien comparte junto a la conducción celeste el frente electoral que se pretende poner en pie en Córdoba y a nivel nacional entre el PJ y el kirchnerismo. 

 ¿De qué manera lo superamos? Organizando el  pronunciamiento de cada escuela, cuerpo de delegadxs, activistas y cada docente de la provincia. Tribuna Docente ha planteado a todas las  agrupaciones de la oposición, a través de una carta abierta,  esta  necesidad  y hemos comenzado a reunirnos con ellas. El camino que recorre el departamento Punilla y Colón en pos de una lista de unidad es una perspectiva a seguir en Capital y en cada lugar. Nos empeñamos en ello, por una nueva dirección en UEPC que saque a los docentes de la pobreza y defienda la educación pública y laica.

En esta nota:

Compartir

Comentarios