fbnoscript
27 de marzo de 2019

La oferta de Vidal es inaceptable

El Frente Gremial Docente se dispone a una entregada. Las seccionales multicolor salen al paro.

La tercera reunión paritaria durante el 2019 ha consistido en una propuesta que hunde el sueldo docente aún más por debajo de la línea de pobreza.

La propuesta de Vidal y sus funcionarios establece un “aumento” de 8,1% para julio con respecto al básico de diciembre 2017, que era de 4.916 pesos, y anula el 7,5% faltante respecto al desfasaje por inflación del 2018 con un blanqueo de cifras en marzo y julio que ya se cobraban en uno de los ítems fuera del básico. 

La meneada “cláusula gatillo” trimestral es lo que presentan como incremento. Correr tres meses por detrás de la inflación pasada es para Vidal un “incremento”, una vez que el valor del sueldo ya está perdido. 

En definitiva, partiendo de un básico, en diciembre 2018, de 6.489 pesos, en julio se llegaría a un básico entre 7.500 y 8.000 pesos. Acerca del conformado de bolsillo –que estaba en 13.999 pesos– no hay noticias porque ni el gobierno ni los sindicatos han dicho una palabra.

Ante esta oferta miserable, los dirigentes del FUDB, Baradel, Petrocini y Díaz, informan que “el gobierno ha mejorado la oferta” y que “iremos a consultar a los docentes”.

Están preparando una entregada. En anteriores negociaciones, salieron diciendo que rechazaban. Esta vez, en cambio, hablan de “consultar”, mientras vienen impidiendo la continuidad de las medidas de paro, pisotean los mandatos de lucha de los delegados y se han sentado a negociar con “los chicos y los docentes en las aulas”.

La docencia ha reaccionado en estas horas. Las cuentas rápidas, aún ante comunicados del Frente Gremial que hablan de “actualización automática”, “recupero” y otras mentiras, lleva a la seccionales Multicolor a ratificar el paro resuelto ante la inmovilidad de FUDB y a rechazar esta propuesta inaceptable.

A pesar de que en las escuelas reina la confusión porque la burocracia docente se ha cuidado muy bien de traducir la propuesta en números reales, que se hable del básico diciembre 2017, y de cifras por detrás de la inflación, potencia la tendencia a adherir al paro Multicolor. Por las redes se intercomunican mandándose el informe del Indec que arrojó que, en febrero 2019, una familia de cuatro integrantes necesitó 27.570,43 pesos para superar el umbral de la pobreza mientras que el sueldo de bolsillo es de 13.999 pesos para el preceptor y de 16.499 para maestro de grado.

Ante una inflación galopante y un dólar que ya trepa a los $44, el intento de la burocracia de FUDB de embellecer la propuesta de Vidal y lograr hacer pasar su firma es una nueva traición a la docencia.

Máxime cuando tienen el descaro de informar que temas como los sumarios a docentes (entre los cuales están delegados docentes de Moreno y directivos de Suteba de Marcos Paz), infraestructura y comedor, así como el pago de los días de huelga serán objeto de posteriores negociaciones.

¡Todos esos puntos son innegociables, impostergables! Forman parte del programa de lucha en defensa de la docencia y de la escuela pública que Vidal, Macri y los gobernadores están empeñados en liquidar a cuenta y orden de los grandes capitales y del FMI.

Es imprescindible convocar ya a parar el 28 y 29 con continuidad el 4 de abril, cuando se cumple un nuevo aniversario del asesinato de Carlos Fuentealba, y convocar asambleas y a un Plenario Provincial de Delegados para desarrollar la lucha hasta ganar como lo hicieron los salteños y como lo plantean en cada escuela.

Compartir

Comentarios